Disfruta de tu terraza todo el año con los calefactores de exterior. El diseño en formato placa permite instalar los calefactores para que queden integrados en tu espacio exterior sin tener que guardarlos durante las épocas más calurosas.

Se pueden montar en paredes, techos o bien empotrados de forma imperceptible prácticamente en cualquier lugar. Tienen total resistencia a la intemperie y permiten su uso bajo la lluvia. Este modelo responde a la necesidad de un calefactor infrarrojo con una estética estilizada y una potencia de calor radiado muy confortable.
Su estructura es de acero inoxidable pulido y cristal cerámico lo que asegura su durabilidad y la gran novedad es que se pueden hacer en color blanco. El frontal cerámico permite ver ligeramente el tono rojizo pero no emite ningún tipo de luz. Por este motivo, es la mejor opción tanto para terrazas privadas como para hosteleras de la mayor calidad.