28 ago 2016
agosto 28, 2016

ESPACIOS BIEN COMUNICADOS

0 Comment

El espacio de una casa es más flexible de lo que parece…cómo separar y organizar cada estancia en función de nuestras necesidades dependerá de un acertado proyecto de distribución. La elección de los materiales y piezas auxiliares adecuadas serán la clave del éxito. Podemos emplear puertas correderas, paneles móviles, biombos, pavimentos continuos, muebles separadores…creando ambientes únicos donde la luz natural viaja de un espacio a otro.

La lógica debe imperar en el momento de tomas éstas decisiones puesto que la fusión de espacios funciona de maravilla en zonas de día, es decir, nos referimos al dialogo que se establece entre salón, comedor y cocina dónde conseguiremos un espacio libre, con continuidad visual y sin restar metros usando las soluciones antes mencionadas.

En las zonas de noche y baño, la premisa es otorgar privacidad, intimidad, relajación, descanso…aislando de ruidos los dormitorios y de las miradas indiscretas. Existen propuestas muy versátiles y actuales, como tabiques divisorios, mamparas de cristal que permiten potenciar el vínculo entre ambos ambientes sín la pérdida de perspectiva espacial.

El concepto de casa abierta surge de los cambios y costumbres de nuestra sociedad, se buscan propuestas funcionales que no recarguen el ambiente, sino que muestren armonía y funcionalidad. Una vivienda que se abre hacia el exterior pero también hacia el interior.