¿Estudias o trabajas? Cuántas veces nos han hecho ésta pregunta. Ya sea porque trabajas desde casa o desarrollas parte de tu jornada laboral,  porque estás preparando exámenes o un proyecto… eres de los que necesita un espacio de trabajo y estudio en casa.

Una buena planificación es esencial en éstos casos. Lo ideal es disponer de una habitación exclusivamente dedicada a ésta función, ya que favorace la concentración e incluso nuestro trabajo puede llegar a ser mucho más productivo. Si ésta solución no es posible,  el gran reto es convertir un rincón del salon, dormitorio, habitación juvenil o incluso zonas de paso, en un ambiente confortable para las horas de estudio.

Dicho espacio puede ser compatible con todos los estilos, desde el minimalista al más sofisticado, acompañado por bellos y cómodos complementos como sillones, lámparas de despacho, librerías diáfanas o con puertas, prácticos muebles de ruedas con archivadores integrados, cajones, portalápices…todos ellos muy pensados y reservados a tener el material necesario en órden evitando distraer la atención.

Quizás ésta sea la clave del trabajo bién hecho y con amor en una época dónde la tecnología es la premisa más importante, nos ayudará a cumplir nuestros objetivos  ampliando nuestra motivación y compromiso.