¡Año nuevo vida nueva! Cada inicio de año es la oportunidad perfecta y el momento ideal para renovarnos y renovar nuestras casas, que son el espejo del alma.Por lo que organizar tu casa es parte de la hoja de ruta. Y para ello qué mejor que deshacernos de lo que no necesitamos y despejar nuestros espacios.

La cultura japonesa es un modelo a copiar en cuanto a orden y limpieza, jamás verás un sólo desperdicio en las calles niponas, aunque en cientos de metros no haya un cubo de basura. Es por eso que de ese maravilloso país proviene el Osoji, la práctica con la que debes recibir el 2019.Aproximadamente el 28 de diciembre se hace una limpieza profunda de oficinas, casas e incluso escuelas.

¿Alguna vez has tenido esa sensación de bienestar después de haber limpiado en profundidad tu hogar? Pues eso es básicamente en lo que consiste esta creencia proveniente del budismo y practicada por los japoneses.

Te damos algunas ideas para que tu hogar se regenere y se llene de armonía.

1. Empezar por lo básico

Empieza por cosas básicas, como por ejemplo los adornos de Navidad. Si empiezas con cartas o recuerdos, vas a mantener todo tal y como está. ¿Cuántas veces nos encontramos con cosas inservibles como regalitos que no nos gustan, llaves antiguas o libros que no pensamos leer nunca? No es fácil enfrentarse con las cosas a las que les tenemos más apego o cariño.

2. Empezar por lo fácil

También es recomendable empezar por categorías fáciles como la ropa, por ejemplo. Sacar toda la ropa de los armarios y amontonarla nos hará ser conscientes de la cantidad y si necesitamos verdaderamente todo eso. Puedes hacer el ejercicio de desprenderte de todo aquello que no usas o no te pones, que no te hace feliz, dando las gracias por haberte servido tanto tiempo. Esto ayudará a que te quedes con lo necesario y una vez hecha la limpieza, puedas asignarle un lugar. Sigue con accesorios, zapatos, etc.

3. Desechar

¡Cuántas veces nos damos cuenta de que conservamos objetos que no necesitamos!, pero les tenemos tanto cariño, el inicio de año es el momento ideal para dejarlos ir. Cuando te cueste decidir si deshacerte definitivamente de algo, tú solo, sin consultar a nadie más, contesta: ¿Esto me da felicidad? Verás que el recuerdito de bautizo, el abrigo que nunca usas o los apuntes de primaria podrían desaparecer sin alterar tu felicidad. Hace falta coraje, pero una vez que lo hagas experimentarás una libertad.

4. Muebles y accesorios

Reacomodar tus muebles les dará un nuevo aire y otras vibraciones.

Otro buen recurso es no abusar de cajas de plástico y accesorios que sí, son muy funcionales, pero ¡para nada estéticos! Podemos elegir muebles y accesorios afines a la decoración de nuestro hogar, consiguiendo que queden totalmente integrados y que sean incluso elementos protagonistas de nuestra decoración.

5. Otros módulos de almacenaje

Cajas de madera, baúles, cestos de mimbre, aparadores, estantes, bancos con hueco en el interior… Podemos optar por las soluciones que nos den funcionalidad pero que también nos agraden a la vista. Todos ellos nos servirán para tener organizados libros, ropa, toallas, juguetes, botes y productos de higiene… Manteles y servilletas… Las típicas cosas, que si no las dejamos ubicadas en un sitio, siempre estarán rondando por la casa y nunca las encontraremos cuando las necesitamos.

6. Los armarios y vitrinas

Los armarios es otro de los muebles que no pueden faltar en una casa, en ellos podemos guardar de todo, ropa, zapatos, bolsos y mochilas… En las vitrinas podemos guardar nuestros juegos de café, vajillas, cristalería, en definitiva, todo aquello que nos agrada tener a la vista.

Y los armarios en si no son una única solución al orden, dentro de ellos podemos colocar otros muchos accesorios para organizar el espacio de manera inteligente, separadores, cestos o cajas con su respectiva etiqueta para poder identificarlo mejor.

Poner en práctica estos consejos te ayudará a empezar el año con energía positiva y permitir dar paso a cosas nuevas.